Seguro que muchos de vosostros os habéis preguntado por qué ultimamente tantos youtubers, pilotos de motos o deportistas en general están cambiando su residencia fiscal de España a Andorra.

Es sencillo, optimización fiscal. ¿Pero qué es eso de optimización fiscal y cambio de residencia fiscal?.

El término de residencia fiscal hace referencia al lugar dónde una persona (física o jurídica) tiene que pagar sus impuestos. Esto no siempre va ligado a la nacionalidad de la persona, por ejemplo, por ser nacional español, no necesariamente tengo que ser residente fiscal en España, ni tener que pagar mis impuestos en España. La residencia fiscal se determina de la siguiente manera:

  1. Dónde pasa la persona más de 183 días al año.
  2. Dónde tiene esa persona su centro de intereses económicos, es decir, sus empresas, su trabajo.
  3. Dónde tiene esa persona su centro de intereses vitales (cónyuge e hijos).

Si después de hacerte esas preguntas, respondes Andorra (aunque sea solo a la primera), tu residencia fiscal será considerada andorrana, independientemente de tu nacionalidad (hay excepciones, por supuesto, ya que por ejemplo los americanos tributan por nacionalidad, independientemente de dónde pasen más de 183 días al año).

La optimización fiscal, no es otra cosa (legal) que tratar de obtener el mayor rendimiento posible de las inversiones realizadas así como de los beneficios que provienen de ellas.

Así pues, ¿por qué muchas personas (la gran mayoria autónomos) están desplazando su negocio a Andorra?

Para responder a esta pregunta tengo que hacer una tabla comparativa de la imposición española y andorrana:

A simple vista, ya puede deducirse que la tributación en Andorra es mucho más baja tanto en impuesto de la renta, como en impuesto de sociedades, como en IVA. Así pues, estas características convierten Andorra en un país muy atractivo fiscalmente hablando, ya que se puede desarrollar la misma actividad que se realizaba en España, no obstante en Andorra la tributación por eso mismo es mucho menor.

La optimización o planificación fiscal que estas personas pueden realizar al cambiar su residencia fiscal de un país a otro no responde al término erroneamente y frecuentemente utilizado de evasión de impuestos. Ya que el hecho de cambiar la residencia fiscal implica residir efectivamente en Andorra más de 183 días y realizar las actividades des del Principado, desvinculandose desde ese punto de España. Por tanto, al ser residentes fiscales en Andorra y hacer frente a su obligación tributaria, pagando los impuestos en Andorra, no implica bajo ningún concepto una evasión fiscal de impuestos.

Ese, bajo mi punto de vista, es el principal motivo por el cuál es atractivo vivir en Andorra.

Pero evidentemente, Andorra no es solo impuestos y optimización fiscal. Yo, personalmente no cambié mi residencia fiscal por ese motivo. Y es que Andorra además de esa baja fiscalidad ofrece muchas otras ventajas.

Andorra es uno de los países más seguros del mundo, con una de las tasas de criminalidad más bajas. Así pues, es un país que también es muy atractivo para familias dónde criar a sus hijos en un entorno pacífico, así como para aquellas personas “famosas” que buscan un poco de tranquilidad y pasar desapercibidas.

Es evidente que uno de sus principales atractivos es la naturaleza, las grandes pistas de esquí y las amplias posibilidades de senderismo.

Además, en Andorra se estudian/hablan cuatro lenguas: catalán, español, francés e inglés. Lo que lo hace tremendamente interesante para los turistas que dudosamente tendrán problemas para comunicarse con los locales en el Principado.

Por último, también quisiera destacar su política de inmigración, severa según algunos puntos de vista, pero de resultados, ya que actualmente en Andorra no existe una tasa de paro como por ejemplo en España.

Por todo ello, Andorra se convierte en un escenario perfecto y totalmente atractivo para vivir.

Contacta conmigo para más información: vanessa.villen@hotmail.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *